Las claves de la naturalidad en la fotografía de boda

Jun 13, 2017 | Fotografía, Recomendaciones

por Julio Cerrada  

Cada vez que una pareja de novios contacta con nosotros puede ser el principio de una nueva historia fotográfica, y eso nos encanta. Tras curiosear un poco por nuestra página, o haber trasteado por nuestras redes sociales, algo les atrae de nuestro trabajo y deciden escribirnos.

Y ese algo, lo sabemos después de hablar con muchos de ellos, casi siempre es lo mismo: la naturalidad de nuestras fotos. Una naturalidad que sólo es posible gracias a las muchas horas de campo que ya llevamos fotografiando bodas, y al estilo documental que nos caracteriza.

Lista para salir hacia la ceremonia.

con nuestra novia Aurora.

En qué consiste la fotografía de boda documental

Contar la historia de uno de los días más felices de vuestra vida. Sí, ese es nuestro objetivo: contar una historia. Una historia marcada por la personalidad de los protagonistas, el lugar donde se celebra y en el que se festeja, el número y el carácter de los invitados, los distintos momentos… Y para conseguirlo, estos son nuestras claves:

– Antes de nada: conoceros. Y que nos conozcáis. El fotógrafo de vuestra boda no debe ser un desconocido que aparece ese día y tras unas horas guarda la cámara y se va. Nosotros queremos conectar con cada pareja, saber los detalles de la boda, ser partícipes de vuestra celebración, sentir las mismas emociones y que estéis relajados al vernos.

Descubrir las localizaciones. Una parte fundamental del trabajo documental es reconocer e identificar con algunas fotos los lugares donde pasaréis ese gran día: el hotel, la finca, el restaurante, su entorno, sus paisajes. Esto nos permitirá planificar mejor y movernos con más comodidad, una parte básica de nuestro trabajo.

Fotografiar las emociones. Nuestro objetivo durante todo el día de la boda consiste en identificar los momentos destacados, enfocar ese sentimiento y retratarlo. Instantes que llegarán antes del enlace, durante la celebración, en la calle, a solas, con la familia, o entre los amigos.

Capturar los detalles. Porque una boda son rostros, abrazos, besos, pero también el vestido, la decoración, el ramo, el entorno, la tarta y mil detalles más. Elegiremos planos y ángulos diferentes, originales.

Documentar sin influir. Pasar desapercibidos es también parte de nuestro trabajo. Cubrirlo todo sin que se note. Y al llegar el baile, si la luz lo impone, entonces sacar el flash, que llevará guardado el resto del día para no ser el foco de atención y que las imágenes pierdan naturalidad.

Estas son las claves de nuestro trabajo, de esa historia fotográfica que nos gusta ofrecer a nuestras parejas y que siempre comienza con una pregunta: la vuestra. ¿Os animáis?

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

© Mi Malandrina 2017  { Fotografiamos historias de amor para hacerte sonreír }

+34684101815 - info@mimalandrina.com | +info