Cómo fotografiar una boda para que salga perfecta

May 31, 2017 | Fotografía, Recomendaciones

por Julio Cerrada  

¿Cómo fotografiaréis nuestra boda? Después de preguntarnos nuestros nombres, esa debería ser la siguiente pregunta que, como pareja en busca de fotógrafos, deberíais hacer. Y nosotros lo tenemos claro, así que os contamos por si os puede servir.

La preparación preboda

El primer paso, imprescindible, será conoceros mejor. Saber cómo será vuestro enlace, desde los detalles más prácticos (horarios, domicilios de los novios, lugar del enlace, de la celebración, etc.) hasta qué tono os gustaría que capturásemos (más divertido, más romántico, más íntimo…). La comunicación novios/fotógrafo es fundamental. Eso sí, el día de la boda siempre es mejor disponer de un contacto cercano a la pareja para que estos disfruten al máximo su día.

Una hermana que vale un tesoro.

En esta boda, contamos con la ayuda de la hermana de la novia.

Una vez que disponemos de toda la información necesaria, nos gusta apuntar todo aquello debemos hacer para no dejar todo a la improvisación (que también se dará y habrá que fotografiar). Desde luego, los días previos prepararemos el equipo y material que vamos a utilizar: cámaras, objetivos bien limpios, baterías cargadas, tarjetas, flash… mientras comprobamos que todo está a punto. Importante también: mirar los desplazamientos que tendremos que hacer y calcular los tiempos, siempre con margen. Extra: revistar nuestro coche.

Selfie «Corporativo»

Sara y Julio momentos con todo listo rumbo a una boda.

Entramos en acción: cómo conseguir mejores fotos

Y llega el día. ¿Primer destino? Las casas del novio y la novia. Nosotros somos de sonrisa y actitud positiva, ya de por sí, pero es que el momento, además, lo merece. Eso, y toda la tranquilidad que podamos transmitir. Cuando llegamos observamos la casa en cinco minutos para identificar las estancias más adecuadas para hacer nuestras fotos y, ¡a trabajar!

A partir de ahí nuestra tarea consiste en observar y retratar los mejores momentos. Adelantarnos a las situaciones que se produzcan: capturar esas manos que peinan a la novia, el vestido colgado antes de lucirlo, la sonrisa emocionada del hermano, de la amiga o de ese padre que mira con ternura.

Pasaremos al enlace y más tarde a la celebración, pero en todo momento seguiremos las mismas reglas: previsión, discreción y compenetración. Previsión porque debemos conocer las localizaciones para acercar a los novios al mejor lugar y disparar las mejores fotos desde todos los puntos de vista posibles y los mejores encuadres. Discreción para hacerlo todo sin que apenas se note que estamos. Compenetración para repartirnos el trabajo y que así no se nos escape nada. Esa es la ventaja de una pareja de fotógrafos en vuestra boda.

Además, hay un aspecto que tiene especial importancia: conseguir que nuestros novios estén relajados ante la cámara. No fotografiamos modelos, debemos transmitir confianza en lo que haremos y marcar pequeñas pautas para que se desenvuelvan con naturalidad y se olviden que están delante de una cámara. Con detalles como el de no mirar a la cámara, por ejemplo, conseguiremos más gestos espontáneos.

Y, por supuesto, capturar detalles, detalles, detalles, y momentos, momentos, momentos. Prestar atención a los zapatos, el tocado, a cada complemento de la novia; y a cada emoción de los protagonistas, de los padres, los amigos o los niños que siempren rondan y alegran.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

© Mi Malandrina 2017  { Fotografiamos historias de amor para hacerte sonreír }

+34684101815 - info@mimalandrina.com | +info